miércoles, 11 de noviembre de 2015

Si los políticos leyeran más y hablaran menos y se escucharan menos a sí mismos, y dejaran de tener orgasmos con sus propios discursos, la de problemas que nos ahorrarían

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada